domingo, 9 de agosto de 2009

¿Qué diablos le están poniendo a mi leche?

¿Que dirías si supieras que tanto la leche y sus derivados (yogurt, queso, mantequilla) como la carne de ternera, pollo, cerdo y pescados criados en granjas, contienen una hormona diseñada para animales bovinos con el fin de aumentar su producción de leche y carne, y que al pasar al ser humano, puede provocar grandes daños a la salud?

¿Qué dirías si supieras tú, ciudadano de países como Estados Unidos, México y el resto de Latinoamérica, que las autoridades que se supone deben protegerte, autorizaron indebidamente el uso de esta droga que está prohibida en el resto del mundo (Canadá, toda Europa, Nueva Zelanda, etc)?

Este videoreportaje te muestra el abrumador peso de la evidencia científica que alerta sobre los posibles daños de esta droga en la salud de mujeres (desórdenes hormonales de todo tipo, algunos de ellos graves y que afectan tanto el cuerpo como la mente) y hombres (hiperplasia de la próstata y cáncer en algunos casos).

La codicia sin límites de las corporaciones y el afán desmedido de lucro que está caracterizando esta época, es algo que debe ser señalado y reprobado, porque va más allá de discusiones teóricas y está afectando, desde ya, la vida y la salud de muchos seres humanos, que hasta ahora se habían encontrado indefensos ante esta suma de conductas antisociales y la orquestación existente entre grandes anunciantes y los medios masivos de comunicación.


Evaluación general del artículo

0 comments:

Publicar un comentario