martes, 23 de agosto de 2011

La agresión policial es cosa vieja

policiaEl 21 de marzo de 2003, miles de ciudadanos salieron a protestar por todo el país contra la invasión de Irak. Los incidentes fueron múltiples y sonrojantes y la actuación policíal, una vez más, desmedida. Entonces gobernaba Aznar.

Tras una de las cargas policiales, un vídeoaficionado captó la siguiente escena: una mujer increpaba a los agentes por la brutalidad empleada, mientras sus acompañantes esperaban a una ambulancia. Había una persona tendida en el suelo.

Uno de los policías, sin mediar palabra, se dirigió a la mujer que le había increpado y le propinó un brutal golpe seco que la dejó en el suelo, ante la perplejidad de sus amigos.

El vídeo tuvo una enorme difusión por Internet, -vía mail, básicamente, pues youtube no nació hasta 2005- y fue finalmente emitido por Localia y por Telecinco.

El ministerio del Interior, forzado por la presión, anunció una investigación. Diez meses depués se resolvió el expediente, según reveló la Cadena Ser.

El agente, protagonista de la brutal agresión, fue sancionado con tan solo cinco días de suspensión y sueldo, la sanción mínima.

Las personas tienen la impresión de que los policías son personas de bien que están para proteger a la sociedad, pero no es así  y lo puedo afirmar porque los conozco de muy cerca ya que a mi que me han metido preso cientos de veces (cuando era menor de edad) y muchas veces me han golpeado y torturado en donde nadie los puede ver.

Son personas de un nivel bajísimo, espiritual y cultural que no tienen autoridad ni consciencia, son robots mercenarios del estado, protegidos por leyes que violan los derechos humanos, como ser el derecho a la defensa. Si este derecho se respetara estos tipos estarían escondidos y muertos de miedo, así de cobardes son.

Evaluación general del artículo

0 comments:

Publicar un comentario