El Barco de Teseo y la Constitución de Pinochet. - Prohibido Saber

sábado, 11 de enero de 2020

El Barco de Teseo y la Constitución de Pinochet.

En la mitología griega, Teseo fue un mítico rey de Atenas. Se decía que tenía dos padres, el rey Egeo y Poseidón, el dios de los mares. A sus 18 años de edad Teseo se presentó como voluntario para vencer al temible Minotauro, y embarcó a la isla de Creta presentándose ante el rey Minos. Acabó con el monstruo a puñetazos y pudo salir del laberinto que la bestia habitaba tirando del hilo de un ovillo que le había regalado Ariadna, la adorable hija de Minos, y que él había atado a su cintura, para saber regresar.

Tras múltiples aventuras, volvió triunfal a Atenas y allí fue aclamado como rey; el monarca triunfal de la que sería, la fulgurante polis que dominaría occidente.

El barco en el que regresó, era una pieza magnifica de 30 remos que nunca volvería surcar las aguas. Los atenienses, en cambio, lo trajeron a tierra y lo situaron en un lugar destacado, donde las gentes del lugar pudieran visitarlo y rememorar las hazañas de su rey.

Expuesto a la intemperie, el barco de Teseo fue envejeciendo poco a poco. Al observar su decadencia el filósofo y político Demetrio de Falero, quien años más tarde sería el primer bibliotecario de la biblioteca de Alejandría, decidió cuidar del barco como imagen del esplendor de Atenas. Y durante años ordenó que se quitara la madera gastada entretejiendo madera nueva. Un día se reemplazaba el puente, otro la barandilla, un mes se incorporaban remos nuevos, y al siguiente sustituían la quilla. Así a lo largo de los años el barco de Teseo fue reemplazado poco a poco por un barco idéntico, en el mismo lugar, con las mismas características, el mismo perfil, idéntica forma.

En la vieja Atenas se consideraba un ejemplo de identidad, de algo antiguo que iba cambiando, sin dejar de ser el mismo objeto.

Sin embargo, los filósofos, al observar las tareas de mantenimiento del barco, comenzaron a preguntarse, si el que estaba ahí, era en efecto el barco de Teseo o era otro en cambio.

Hubo quienes aseguraron que mientras el barco permaneciera en este lugar seguía siendo el mismo barco. Otros que mientras la mitad de las piezas siguieran siendo originales, el barco sería el mismo. Algunos adujeron que mientras el diseño del barco fuera igual, seguía siendo el barco de Teseo, y otros pensaron que mientras que la materia había cambiado, el barco que había ahí, era otro.

La paradoja del barco de Teseo nos ha acompañado durante más de 2000 años sin que todavía hoy hayamos llegado a un consenso sobre si un barco al que se le han reemplazado todas las piezas es el mismo barco o es otro.

Hasta aquí el relato de la paradoja de Teseo.

Es evidente que podemos hacer la correlación con la llamada constitución de Pinochet.

Dicen que la Constitución actual de Chile fue hecha en el gobierno de Pinochet, pero los hechos son, que ha tenido tantas reformas, que la pregunta valida es: ¿Realmente es la constitución de Pinochet o es otra constitución diferente?

No hay comentarios:

Publicar un comentario