1/04/20 - 1/05/20 - Prohibido Saber

martes, 28 de abril de 2020

El Covid-19 y el problema de la verdad

martes, abril 28, 2020 0
El Covid-19 y el problema de la verdad

O bien es un virus producido por la misma Naturaleza, debido a una mutación al azar; o bien es artificial, creado en un laboratorio chino, y se escapó accidentalmente debido a un fallo de seguridad; o bien es artificial, pero ha sido diseminado de manera intencionada, con algún tipo de propósito oculto que también será necesario identificar.

1. El discutido origen de un virus

A cualquier ciudadano, y en particular a mí mismo como profesor de Filosofía, se le plantean continuamente situaciones ante las cuales le resulta necesario tomar partido. Esto que veo, o que escucho, ¿me parece bien o mal? Y, ante todo y para empezar, ¿es verdad o no es verdad? Así ha sucedido también con la cuestión de la pandemia del coronavirus Covid-19, sobre cuyo origen caben tres opciones: o bien es un virus producido por la misma Naturaleza, debido a una mutación al azar; o bien es artificial, creado en un laboratorio chino, y se escapó accidentalmente debido a un fallo de seguridad; o bien es artificial, pero ha sido diseminado de manera intencionada, con algún tipo de propósito oculto que también será necesario identificar.

La primera teoría es la más tranquilizadora, la que muchos seres humanos preferirían creer. No hay ninguna mano negra detrás de la tramoya del mundo. Se producen continuamente mutaciones víricas, y la del Covid-19 es simplemente una más. La explicación del mercado de Wuhan parece plausible. Además, resulta reconfortante poder confiar en la sinceridad de las autoridades. La desconfianza permanente nos lleva al estrés mental y al desasosiego. No es que prefiramos la pastilla azul de Matrix: es que creemos que las cosas son tal como parecen: si los conspiranoicos optan por otro camino, allá ellos. La navaja de Occam, el principio de economía, nos dice que la explicación más sencilla suele ser también la más probable: entia non sunt multiplicanda… Además, el pensamiento crítico e incluso la sofisticación intelectual están de nuestra parte. Richard Dawkins siempre resulta una apuesta segura.

Por mi parte, si no encontrase realmente argumentos para desconfiar de la versión oficial, no tendría ningún problema en adscribirme a ella. Por ejemplo, respecto al tema de la celebérrima conspiración lunar (“¿llegamos realmente a la Luna en 1969?”), un estudio serio de la cuestión obliga a reconocer que sí, que llegamos, por querida que se nos haya vuelto a muchos —a base de su frecuencia en la cultura popular— la teoría conspirativa por excelencia (y sin que ello signifique que no se nos haya podido ocultar otro tipo de información altamente relevante acerca de los viajes a la Luna). Así que sigamos al viejo Aristóteles, menos pasado de moda de lo que parece: la verdad es la adaequatio intellectus ad rem… Y si la res es de una determinada manera, no hay más remedio que admitirlo.

Ahora bien: resulta que sí hay motivos para desconfiar de la versión oficial. Y no sólo porque el esquema del mito platónico de la caverna esté presente en prácticamente cualquier situación social o política (los poderosos, los “titiriteros” detrás de la pared, siempre nos muestran la realidad como a ellos les interesa que la veamos), de manera que, por principio, hay que poner en duda la veracidad de lo dicho por “las autoridades”. No sólo por esto —que también— es aconsejable la duda, sino por una serie de razones objetivas que paso a detallar.

En primer lugar, las propias características del Covid-19, muy peculiares respecto a todos los demás coronavirus conocidos hasta ahora. Baja tasa de letalidad, pero altísima resistencia fuera del cuerpo humano, largo periodo de incubación sin síntomas: todo lo cual facilita una transmisibilidad o contagiabilidad sin precedentes. Sólo produce efectos graves en un porcentaje muy pequeño de individuos, pero constituye el virus ideal para producir no una verdadera pandemia stricto sensu, pero sí una epidemia de pánico social a escala planetaria, contando con la inestimable labor de los medios de comunicación de masas (como ha observado Yuval Harari, en el siglo XV el Covid-19 habría pasado completamente inadvertido): una epidemia de pánico social que derive en una catástrofe económica y provoque transformaciones políticas, económicas, psicológicas y culturales de fondo que van infinitamente más allá del aspecto sanitario de lo que realmente es una pseudopandemia.

Así que el Covid-19, o SARS Cov 2 —que es como debería llamarse; pero este nombre, el original, ya ha sido sutilmente censurado—, es, como mínimo, muy extraño. Aunque se nos dirá: “Sí, puede presentar unos rasgos peculiares, pero eso no significa necesariamente que haya sido diseñado: puede haber surgido de manera natural, y de hecho es lo que afirma la mayoría de científicos entendidos en el tema”.

Bien, de acuerdo, todo esto es cierto; pero vamos a introducir algunas precisiones. En primer lugar, el Covid-19 es, como he dicho, cuanto menos, muy peculiar como coronavirus, y (según reconocen expertos en bioterrorismo e inteligencia militar) parecería completamente adaptado a una finalidad de guerra psicológica e ingeniería social dadas las particulares características de las sociedades desarrolladas contemporáneas. Y en cuanto a la opinión de los científicos, tengamos en cuenta que entre la mayoría de virólogos que afirman que el coronavirus de Wuhan es de origen natural puede haber, simplemente, un conocimiento insuficiente o superficial del tema y, sobre todo, aparte de una profunda aversión a todo lo “alternativo” y pseudocientífico (ufología, homeopatía, antivacunas, etc.), al menos entre una parte de ellos el miedo a decir en público lo que piensan en privado, dado el precio que saben que tendrían que pagar por tal osadía. Es el “miedo a mojarse”, a quedar señalado como “alarmista”, “conspiranoico”, “prorruso” o “simpatizante de la extrema derecha”, por ejemplo. Resulta evidente que el establishment político y científico defiende la tesis del mercado de Wuhan como origen de la pandemia; y, como científicos con prestigio académico, conocen las presiones que existen y saben que ir contracorriente significaría arriesgar su posición y ser arrojados a las tinieblas exteriores a las que se expulsa a los disidentes y malditos.

Creo que todo esto que digo no es absurdo, pero desde luego tampoco resulta aún mínimamente concluyente. ¿Hay alguna razón más para dudar de la tesis del origen natural del Covid-19? En mi opinión, sí; y no sólo del origen natural, sino también del posible escape accidental del laboratorio de Wuhan. En lo que sigue no pretendo aportar ninguna información novedosa, nada que no esté circulando ya hace varias semanas por los foros alternativos de Internet. Me he limitado a recopilar y ordenar los argumentos que me parecen más consistentes, para al final aportar una reflexión filosófica que sí será, digamos, de mi propia cosecha.

 2. El Covid-19, ¿un virus de diseño?

En primer lugar, desde hace ya al menos un par de décadas existe la posibilidad técnica de manipular virus por ingeniería genética para crear virus-quimera. Si estuviésemos, digamos, en 1980, esto aún no habría sido posible. De manera que la capacidad técnica ya está disponible, dado el estado de desarrollo de la bioingeniería actual.

En segundo lugar, existen laboratorios dedicados a este tipo de experimentación, dentro de programas de guerra bacteriológica o de proyectos sanitarios civiles pero susceptibles de uso militar. El laboratorio P-4 de Wuhan es uno de ellos (aunque esto no signifique necesariamente que el Covid-19 haya sido desarrollado allí).

En tercer lugar, sabemos que, desde hace varios años, se está experimentando en la creación de coronavirus con “capacidades mejoradas”, tal como se deduce de la lectura del artículo publicado en Nature Medicine en noviembre de 2015 que motivó, pocos días después, la información ofrecida por el programa de la RAI TGR Leonardo sobre los experimentos chinos con coronavirus. Es cierto que el virus del que se hablaba en ese programa no era el Covid-19, pero también lo es que se informaba de que se estaba investigando sobre la posible modificación de coronavirus para que pudiesen pasar directamente del murciélago al tracto respiratorio humano. Como mínimo, resulta lícito preguntarse bajo qué directrices y con qué propósitos se efectúan tal tipo de investigaciones.

En cuarto lugar, en marzo de 2020 un grupo de científicos indios se atrevió a hacer público un análisis que mostraba las inserciones artificiales en la secuencia genética del Covid-19: unas inserciones que servían para construir la “llave” que le sirve al Covid-19 para “abrir la cerradura” de las células del aparato respiratorio humano e infectarlas (pero, como ya hemos dicho, siguiendo un proceso inusualmente lento, de manera que el sujeto pase varios días asintomático, dándole así tiempo a infectar a otras muchas personas y extender la enfermedad). Sin embargo, ante las enormes presiones recibidas, estos científicos indios fueron obligados a retractarse y, de hecho, ya en la segunda quincena de abril de 2020 su investigación parece haber desaparecido de Internet, o al menos haber quedado sospechosamente oculta en páginas de difícil acceso.

Y en quinto lugar, una voz de reconocido prestigio como el virólogo francés Luc Montagnier, descubridor del VIH en 1983 y Premio Nobel de Medicina en 2008, ha dicho públicamente que, después de estudiar la secuencia genética del Covid-19, le parece evidente que se trata de un virus diseñado en laboratorio, y que nunca podría haber surgido por una mutación al azar. Parece lógico pensar que, si se ha atrevido a decirlo, se debe a que sabe que su prestigio científico y su posición personal lo convierten en una figura inatacable. Es decir, lo piensa y puede permitirse el lujo de decirlo públicamente. Eso no significa que no pueda equivocarse (el argumento de autoridad nunca es definitivo), pero al menos da que pensar.

Todo lo anterior apoya mi convicción de que el Covid-19 no es un virus natural, como pudieron serlo los del Zika, el SARS o el Ébola. Comprendo que es mucho más cómodo tomar la pastilla azul (querer estar siempre en el lado de la pastilla roja te puede desestabilizar a nivel psíquico o desquiciar a nivel filosófico) y quedar cómodamente instalado en los relatos de la Matrix; y, como ya he dicho, no tendría empacho en admitir la versión oficial si honradamente me pareciese cierta. Pero resulta que no me lo parece ni en cuanto al origen natural del Covid-19 (por cierto: he olvidado decir que la tesis del mercado de animales vivos de Wuhan no está probada en absoluto y se da por buena de manera acrítica) ni en cuanto al escape accidental del virus del laboratorio de Wuhan (hipótesis que defiende Montagnier).

3. La tesis de la propagación intencionada

Entramos aquí en territorio ya puramente conspiranoico: porque lo que se trata de dilucidar es nada menos que la posible diseminación intencionada del coronavirus. Entramos también en la “batalla por el relato”, ya que China, que hace algunas semanas parecía ir ganando este combate y adquiriendo prestigio y soft power ante el mundo por su enérgica y al parecer eficaz gestión de la pandemia, ahora camina sobre el filo de la navaja, temiendo que finalmente se imponga ante la opinión pública mundial la tesis de una posible negligencia en el laboratorio P-4 de Wuhan como origen de la pandemia.

Resulta muy comprensible la resistencia psicológica a entrar en este tipo de consideraciones. Los seres humanos necesitamos creer en un orden del mundo básicamente bondadoso. Los psicólogos especialistas en cuentos infantiles saben que es esencial que el cuento termine bien: eso estructura correctamente la imagen del mundo que se va formando el niño. Los niños no conciben que sus padres puedan divorciarse. Los adultos necesitan confiar en el sistema: si incluso los fundamentos más básicos se tambalean… La gente quiere pensar que la policía está ahí para defenderla. En cuanto a los políticos, la publicidad y todo eso, sí, sabemos que nos mienten y nos manipulan en muchos temas; pero nos resistimos a pensar que exista una Gran Mentira, y mucho menos una Gran Conspiración. ¿No desacreditó Umberto Eco todas las conspiraciones, todos los “Protocolos de los Sabios de Sión”, en El péndulo de Foucault? Contra esas lucubraciones tóxicas, simiente de odios y genocidios, proponía la certidumbre empirista de la percepción sensorial inmediata, que, arrancándote de tales quimeras, te reinstala de nuevo en la realidad efectiva del mundo.

Y, sin embargo, puede que la Gran Conspiración no sea un simple mito fácilmente desacreditable. Existen razones que abonan la tesis de una propagación intencionada de la pandemia —pseudopandemia, para ser exactos— del Covid-19. No razones totalmente demostrativas, pero me parece que sí muy dignas de una seria consideración.

En primer lugar, tenemos el hoy ya célebre —al menos en el Internet alternativo— “Evento 201”. Resulta que el 18 de octubre de 2019 se celebra en Nueva York, organizado por el Centro John Hopkins para la Seguridad Sanitaria, el Foro Económico Mundial y la Fundación Bill & Melinda Gates un simulacro de pandemia por coronavirus que, visto en retrospectiva, prácticamente calca todo lo que está sucediendo con la pandemia del Covid-19. Bien es cierto que los datos son distintos y que, por ejemplo, en el simulacro se preveían 65 millones de muertes; pero no deja de ser llamativo que, seis semanas antes del inicio de la pandemia en China, instituciones de primer nivel mundial realicen una simulación que más parece un ensayo general que otra cosa. Por supuesto, se nos dirá que, si leemos las conclusiones del simulacro, lo que hay allí son las recomendaciones que hoy se están poniendo en práctica para luchar contra los efectos de la pandemia y que, por tanto, el objetivo era totalmente laudable y comprensible. Ahora bien: que se ofrezca tal tipo de conclusiones y recomendaciones es algo que hay que dar por descontado; lo que se debe considerar es si, por debajo de la superficie, totalmente respetable, del Evento 201, en realidad lo que se escondía era la información reservada de que precisamente ese tipo de urgencia sanitaria se iba a desencadenar apenas seis semanas después. Desde luego, no podemos probar fehacientemente tal cosa, pero me parece que da mucho que pensar que se celebre un simulacro de pandemia por coronavirus con amplia presencia de personalidades de la élite globalista unas semanas antes de que estalle efectivamente una emergencia de tal tipo.

En segundo lugar —y es para mí el argumento fáctico más fuerte a favor del carácter premeditado de la pandemia—, prestemos atención a las ya célebres portadas de The Economist. Para ser sincero, hasta hace pocas semanas yo mismo no sabía que esta publicación británica está considerada casi oficialmente como “la revista de la Élite globalista” ni que, en círculos conspirativos, se ha convertido ya en una tradición analizar los mensajes en clave que aparecen en la portada del número de diciembre, donde se analizan los fenómenos y tendencias más determinantes del año que se apresta a comenzar.

"The Economist", la revista de la Élite globalista

Pues bien: resulta que en el número de diciembre de 2018, titulado “The World in 2019” y que tiene como figura central al Hombre de Vitrubio, aparece en la zona inferior… ¡un pangolín! Repitámoslo, atónitos: a finales de 2018, la revista económica y política de la Élite Mundial, de la City Londinense, de la familia Rothschild, del Club Bilderberg o como queramos llamarla, incluye en su famosa portada de final de año el dibujo de un animal cuya misma existencia era desconocida para el común de los mortales, que los mismos analistas conspirativos no se explicaron entonces qué pintaba ahí, pero que a finales de 2019 se haría mundialmente conocido como posible animal transmisor intermedio del Covid-19 según la tesis oficial. Si aquí no hay un argumento de peso para sospechar que ya entonces se había trazado un plan en el que el pangolín tendría un protagonismo destacado, ¿entonces dónde lo habrá?

Y por cierto: la portada de The Economist de diciembre de 2019, “The World in 2020”, tampoco deja indiferente a nadie. Consiste en una tabla optométrica —la que usan los oculistas para medir la agudeza visual— que, en sus últimas líneas, incluye las palabras “rat” (“rata”, símbolo universal de las epidemias desde la Peste Negra) y “nightingale” (“golondrina”; el único significado visible de tal palabra en este contexto parece ser una referencia a Florence Nightingale, fundadora de la Enfermería moderna). Pues bien: este número de The Economist se prepara, como muy tarde, en noviembre de 2019, cuando todavía no existía ni la más leve sospecha acerca de las dimensiones que iba a adquirir la pandemia del Covid-19… salvo —claro— entre quienes ya disponían de información privilegiada acerca del plan en curso. Los analistas conspirativos que a principios de diciembre de 2019 interpretaban esa portada veían en ella, entre otras cosas, un fuerte patrón que apuntaba hacia algún tipo de emergencia sanitaria; pero aún no la relacionaban con el coronavirus de Wuhan, que por aquel entonces todavía no ocupaba lugar alguno en los grandes medios de comunicación internacionales.

Así que, a mi modo de ver, los indicios se van acumulando uno tras otro… Sin ser totalmente probatorios, por supuesto, pero creo que sí muy significativos desde un punto de vista estrictamente racional. No negamos la posibilidad de que pueda existir una explicación alternativa para todos estos enigmas de The Economist; y, además, ¿cómo iban a ser tan imprudentes como para dejar por adelantado tales pistas acerca de sus planes? Salvo que mostrar esas pistas forme parte de un juego psicológico, simbólico y hasta ritual, a lo cual, por cierto, sabemos por David Icke y por tantos otros que las élites son sumamente aficionadas.

No quiero concluir esta parte de mi exposición sin referirme, aunque sea brevemente, al tema del chip subcutáneo, del “microchip 666” o “Marca de la Bestia” que se lleva tiempo diciendo que algún día querrán implantarnos para suprimir definitivamente el dinero físico y tener controlada a la población hasta límites inimaginables. Podría parecer una ensoñación conspirativa irrealizable; pero precisamente en el contexto de la pandemia del Covid-19 y del “control sanitario” que querrán hacernos creer que es necesario a partir de ahora para evitar posibles rebrotes, ha dejado de ser ciencia ficción el día, tal vez ya no muy lejano, en que pretendan implantarnos un chip que, entre otras muchas cosas, demuestre —por ejemplo— que nos hemos puesto la futura vacuna.

Pues bien: resulta, oh casualidad, que el 26 de marzo de 2020 Microsoft, la megacorporación de Bill Gates, ha registrado en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual de Naciones Unidas, una nueva patente para obtener criptomonedas usando datos de actividad corporal humana: es decir, un dispositivo digital que coincide, punto por punto, con lo que la cultura popular ya conoce como el “microchip 666”. ¿Y adivina el lector cuál es el número oficial de la patente? Pues nada menos que “2020/060606”. ¿Una coincidencia? ¿Un rasgo de humor negro de la propia Organización de Patentes? ¿Una petición expresa de Microsoft? ¿Un gesto ritual de la Élite, al mismo nivel que el pangolín de The Economist? No lo sabemos con seguridad; pero son muchos los factores que, sin probar nada de una manera irrefutable —lo reconozco—, sí que van acumulando indicio tras indicio a favor de la tesis que sostiene el autor de las presentes líneas.

4. ¿A quién interesa la pandemia?

“Muy bien, señor Belchí: admitamos que tiene usted razón y que el coronavirus ha sido diseñado y puesto en circulación de manera intencionada. Y todo esto, ¿con qué propósito se haría? Una crisis económica mundial causada como consecuencia indirecta de la pandemia, ¿no podría ser peligrosa también para la misma Élite que supuestamente la ha puesto en marcha? Si ya poseen tanto dinero y poder, ¿para qué embarcarse en un plan así?”

Para entender tal cosa, resulta necesario saber que, como han señalado muchos prominentes economistas, el sistema económico capitalista, en su versión actual, se encuentra ya totalmente agotado desde la crisis de 2008: sobrevive desde entonces “con respiración asistida”, gracias a las masivas inyecciones de liquidez introducidas por los Bancos Centrales y a unos tipos de interés de nivel cero e incluso negativos. Entre nosotros lo viene repitiendo de manera señalada Santiago Niño Becerra, catedrático de Estructura Económica de la Universidad Pompeu Fabra. Lleva años diciendo que el crash económico global es absolutamente inevitable: se puede retrasar algunos años —como se ha hecho desde 2008—, pero finalmente va a llegar. El endeudamiento mundial (unos 200 billones de dólares, según dicen), el desajuste entre economía real y economía financiera, la disrupción de las nuevas tecnologías… Todo hace ya inviable el modelo económico capitalista que ha regido desde 1950. Hay que sustituirlo por otro en el que, según Niño Becerra, habrá un paro estructural altísimo, desaparecerá prácticamente la clase media y los pequeños negocios y empresas, y será necesario implantar la renta básica para evitar un estallido social.

Santiago Niño Becerra no es un teórico de la conspiración, ni tampoco un filósofo profundísimo: se limita a diagnosticar y describir una realidad según los síntomas que en ella aprecia. Reconoce que viene una época de sufrimiento para una gran parte de la población occidental. La clase media quedará depauperada. Aumentarán las desigualdades. La sociedad se polarizará cada vez más entre la clase superior y elitista, por un lado, y la masa de la población por otro, dividida en diversos grados de “clase baja”. No le gusta que vaya a pasar esto, pero le parece que es inevitable.

La Élite globalista sabe perfectamente todo esto. Lo sabe perfectamente The Economist. El crash no se puede evitar. Entonces, ¿qué hay que hacer? Pues dirigirlo, pilotarlo, tener un plan.

La pseudoepidemia del Covid-19 sólo está acelerando un proceso que ya existía; el crash mundial

Efectuar una demolición controlada de un edificio aquejado de aluminosis estructural. El proceso de transformación ya estaba en marcha desde hacía años: hay que llevarlo a cabo poco a poco para evitar una toma de conciencia generalizada y una rebelión popular que se desea evitar a toda costa. Según una opinión ya muy extendida entre los economistas más perspicaces —y Niño Becerra es uno de ellos—, la pseudoepidemia del Covid-19 sólo está acelerando un proceso que ya existía. El crash mundial se hubiera producido de todas formas; pero es mejor que se produzca como tú quieres, cuando tú quieres y bajo tu control.

Y, en realidad, he aquí un argumento más a favor de la tesis que sostengo: estamos ante una pseudopandemia provocada y dirigida. Porque no hace falta moverse en ningún círculo conspiranoico para darse cuenta de que los efectos del Covid-19 se ajustan milimétricamente a los deseos, largamente acariciados, de la élite política, tecnológica y financiera internacional.

Los efectos del Covid-19 se ajustan a los deseos, de la élite política, tecnológica y financiera internacional

No les hubiera valido ningún otro tipo de coronavirus ni ningún otro tipo de pandemia: lo que necesitaban era precisamente lo que está pasando. Un virus para el que no hubiera inmunidad previa entre la población mundial y que, aunque no fuese muy letal, se extendiese con gran rapidez y provocase en los países desarrollados el colapso de los sistemas sanitarios, causando una epidemia de pánico y obligando a los gobiernos a tomar medidas sin precedentes de cuarentena y aislamiento social que paralizarían casi por completo la actividad económica. Y, por supuesto, todo ello sería imposible sin el concurso inestimable de los medios de comunicación, grandes difusores de un estado de histeria masiva. Primero tranquilizaron y anestesiaron a la población tachando de alarmistas a los pocos que, ya en enero y febrero, avisaron de lo que se avecinaba; y después siguieron mintiendo y anestesiando al hurtar la información y el debate sobre lo que sucede entre bastidores en el escenario del mundo político y financiero internacional, al tiempo que entretenían a los ciudadanos con inanes noticias sobre mascarillas, balcones, retos solidarios y tartas caseras.

Este era el objetivo, pues: el crash económico controlado, la extensión de una auténtica epidemia de miedo, previa a la aplicación de la “doctrina del shock”, según la afortunada expresión acuñada por Naomi Klein. Ahora, tras el impacto de la pandemia, los ciudadanos occidentales están mucho más cerca de aceptar la supresión del dinero en efectivo e incluso el chip subcutáneo, si les convencen de que éste es necesario para garantizar la futura seguridad sanitaria de la población. Por su parte, los Estados se encuentran debilitados, y lo estarán aún más en el futuro ante el tremendo esfuerzo que la mitigación de los efectos económicos de la pandemia —mucho más devastadores y duraderos que los puramente sanitarios— va a exigir a sus arcas públicas; y su margen de maniobra y soberanía menguará también ante la creciente preponderancia de las instancias decisorias supranacionales, necesarias —nos dirán— para el manejo de emergencias que ya se mueven a escala planetaria. El Gobierno Mundial se encuentra más próximo de lo que ha estado nunca. En cuanto a la tecnología 5G —elemento imprescindible para el futuro diseñado por la Élite—, también ahora se implantará con muchos menos problemas, objeciones y reticencias, ante la importancia creciente que van a cobrar el teletrabajo y todo tipo de procesos telemáticos. Y son sólo unos cuantos ejemplos de las muchísimas ventajas que el Covid-19 supone para la Élite globalista. Vamos, que ni si ellos mismos hubieran diseñado a propósito la pandemia les habría salido tan bien. O esperen: es que tal vez sea eso, que son ellos los que la han diseñado…

Se trata de algo que me parece absolutamente evidente: la Élite tiene un plan. Ya lo dijo David Rockefeller en 1994 ante un grupo de embajadores en las Naciones Unidas: “Estamos a las puertas de una gran transformación.

David Rockfeller (1984): “Lo único que necesitamos es la crisis adecuada, y el mundo aceptará el Nuevo Orden Mundial”.

Lo único que necesitamos es la crisis adecuada, y el mundo aceptará el Nuevo Orden Mundial”. Agotado el modelo hiperindividualista de 1950-2020, ya en estado comatoso desde 2008, ahora la brusca alteración mental y de costumbres provocada por la pseudopandemia del Covid-19, el crash económico inducido por ésta —y querido por la Élite— y la tecnología 5G, absolutamente imprescindible para el nuevo sistema socio-económico que han diseñado para nosotros, posibilitarán que el mundo pase a una nueva era, basada en el Internet de las Cosas, que abrirá posibilidades de negocio absolutamente nuevas, un campo virgen de explotación económica en el que, nos guste o no —si se cumplen los planes de la Élite globalista—, tendremos que acostumbrarnos a vivir. Y téngase en cuenta, además, que el plan de la Élite todavía está a medio desarrollar y no sabemos qué otras fases quedan ni qué otros efectos desestabilizadores puede producir en el ámbito geopolítico global.

5. Conclusión: el futuro no está cerrado

De manera que ya han preparado cierto futuro para nosotros: agenda transhumanista, áreas urbanas a modo de paradisíacos resorts de ultralujo (Elysium) para la élite tecno-financiera, renta básica universal como instrumento de control social de las masas empobrecidas, generalización de las redes telemáticas en la vida cotidiana, supresión del efectivo, geolocalización y monitorización permanente, sistema de crédito social similar al que ya existe en China, omnipresente vigilancia orwelliano-tecnológica, probable vacuna obligatoria, chip subcutáneo bajo pena de convertirse en un paria social, vaciamiento de poder de hecho de los Parlamentos nacionales, etc., etc. Parte de todo ello aún nos puede sonar a ciencia ficción; pero esperemos a 2030 y ya volveremos a hablar. ¿No percibimos el enorme trecho que hemos recorrido en apenas tres meses? La Élite debe de andar absolutamente eufórica. Todo parece estarles saliendo a pedir de boca. Es cierto que el proceso no está completado, que quedan años de pasos sucesivos; pero la gran jugada de la pseudopandemia originada en Wuhan les está saliendo tal como habían proyectado. El grueso de la población anda temerosa y desorientada, y cada vez se comporta con mayor docilidad ante las autoridades. Todavía quedan flecos importantes, como por ejemplo Rusia. La inteligencia militar del Kremlin no se llama a engaño: sabe perfectamente que lo que se halla en curso es una gran operación de ingeniería social y una guerra declarada a los Estados-nación y a todos los valores tradicionales, y así lo han declarado ya públicamente altos oficiales de la inteligencia rusa. Así que de Rusia y de Putin habrá que encargarse de algún modo.

En realidad, tales consideraciones desbordan el objeto del presente escrito, de manera que no nos vamos a extender más al respecto. Quería explicar en qué me baso para pensar que estamos ante un virus artificial y difundido intencionadamente, y espero haber logrado mi propósito. No pretendo haber convencido por completo a nuestros lectores, pero sí, al menos, haber hecho que se paren a pensar.

Desde los tiempos de Debord y Lipovetsky hemos criticado mucho, y con razón, la banalidad de las sociedades posmodernas, causa de tanta infelicidad íntima, de tanto Prozac comprado en las farmacias. No nos gusta está sociedad capitalista y narcisista. Básicamente, era la crítica que ya en la década de 1990 se dirigía contra la globalización.

Ahora nos dicen que este sistema —el económico, no el de la banalización— ya no sirve y que hay que pasar a otro nuevo; el Covid-19 es un instrumento, un truco, una añagaza para empujarnos a dar el salto con más rapidez. El salto a un mundo un poco distópico, pero al que acabaremos acostumbrándonos. Habrá ganadores y perdedores, sufrimiento, necesidad de adaptarse o perecer, un darwinismo monstruoso. Será duro, sí; pero, ¿acaso no estábamos ante unas sociedades occidentales reblandecidas y acomodadas a las que es de justicia aplicar la filosofía purificadora del titán Thanos? Los memes de Bill Gates con el guantelete de Thanos corren desde hace unos días por las redes sociales.

Aún estamos a tiempo de resistirnos, sin embargo, a un plan diseñado sin habernos consultado y que sólo nos considera como un rebaño fácilmente manipulable, como pura carne de cañón. Queremos otro futuro, pero no éste que la Élite nos prepara para perpetuar su dominación. Y también nosotros necesitamos algún plan sugestivo y una hoja de ruta. De lo contrario, la superioridad estratégica de los globalistas y nuestra propia incapacidad para organizarnos serán los grilletes que nos encadenen a una nueva forma de esclavitud, más odiosa que cuantas ya antes han existido en el mundo.

Fuente: elmanifiesto.com

martes, 14 de abril de 2020

El Estado y la Esclavitud

martes, abril 14, 2020 0
El Estado y la Esclavitud

¿Quién es realmente el presidente de la OMS?

martes, abril 14, 2020 0
¿Quién es realmente el presidente de la OMS?

Aparece en todos los telediarios investido de una auctoritas universal cuyo criterio no puede ser puesto en duda; se apela a su palabra, a su supuesta infalibilidad científica y política; se recurre a sus análisis, que se hacen inapelables por mor de unas siglas que le emparan, la OMS, como si dicha organización fuera una iglesia cienciológica y lo que dice el profeta fuera palabra de dios. Si el gobierno ha descontrolado la pandemia, sus portavoces dicen que lo único que ha hecho es seguir la “recomendación de la OMS”; si el gobierno ha dicho que las mascarillas no valen para nada y después que son obligatorias, es que ha seguido las indicaciones de la OMS; si el gobierno ha minusvalorado los riesgos y ha alentado a la gente a participar en la bomba vírica del 8–M, es que estaba siguiendo las previsiones de la OMS, y así todo. La OMS se ha convertido en el recurso para la derivación de una culpa que queda lavada por el mero hecho de “seguir –supuestamente– el criterio de la OMS”; de tal manera que la enfatización del organismo por el gobierno es también un recurso para blanquear posibles responsabilidades políticas, jurídicas y criminales.

Fernando Simón, que aún no ha tenido la dignidad democrática –ni la profesional– de presentar su dimisión después de confundir gravemente a los españoles, actuaba siguiendo al parecer los criterios que creía interpretar de la OMS… y del gobierno, que su vez se amparaba en la OMS y en Fernando Simón, –“los expertos”–, de manera que al final se hacía lo que decían los lobbys del poder: asociaciones pandémico–feministas, medios de difusión afines (la comunicación y la información es otra cosa), tertulianos podemizados y beatos del nuevo orden político.

¿Pero quién es realmente ese escudo tras el que todos estos irresponsables y cobardes se esconden? ¿Quién es Tedros Adhanom, actual presidente de la OMS?

Para empezar, este señor no es un médico (es la primera vez que la OMS es presidida por alguien que no lo es), sino un político y exfuncionario del régimen dictatorial comunista de Etiopía, de donde ha sido ministro de salud y de asuntos exteriores, además de miembro destacado del Frente de Liberación Popular de Tigray, un partido socialista marxista de corte étnico.

Este señor llegó en 2017 a la presidencia de la OMS aupado por China pese a haber sido acusado de enmascarar tres mortíferas epidemias de cólera bajo la denominación de “diarreas agudas por agua”. Mientras se votaba su elección en Ginebra, grupos etíopes se manifestaban frente a la sede de la ONU para denunciar su complicidad con el régimen etíope, aliado de Venezuela, Cuba y China y que tiene en su haber innumerables y espantosas violaciones de derechos humanos, genocidios de minorías, masacres de manifestantes, torturas a disidentes y encarcelamientos políticos.

Este señor llegó al poder en la OMS gracias al voto de los miembros de la Unión Africana, la mayoría de cuyos países o son violentas dictaduras o cercenan derechos y libertades, además de vivir en una corrupción endémica y estructural. Además, a este señor le hizo presidente de la OMS el lobby del régimen comunista chino, cuyo apoyo fue absolutamente explícito.

Lo primero que hizo este señor al llegar a la presidencia de la OMS fue nombrar a Robert Mugabe como embajador de buena voluntad de la OMS en el mundo. Sí: han leído bien: Robert Mugabe: uno de los más crueles, sanguinarios y corruptos dictadores africanos, que además de promover la limpieza étnica tribal y practicar la tortura y el crimen, fue un incondicional hombre de China y un eficaz introductor de la voracidad de Pekín por las materias primas de África (un saqueo de que el continente no se recuperará).

Este señor, antes ministro de exteriores de Etiopía y ahora Presidente de la OMS, es una pieza más del régimen comunista de Pekín en el tablero mundial, como en su día lo fue Mugabe. 

China es el principal socio comercial de Etiopía, y ha llevado a cabo además una multimillonaria inversión en infraestructuras en ese país, que pasará a convertirse en parte esencial de la nueva ruta de la seda.

Este señor, entre otros servicios prestados a sus amigos de Pekin, ha vetado a Taiwan –el enemigo íntimo de la China comunista– en las sesiones de la OMS.

Y mientras Taiwan advertía en enero del peligro de contagio en China, la OMS reclamaba no restringir los vuelos ni los intercambios comerciales con sus aliados de Pekín. 

No solo eso. La OMS, este señor, se negó a declarar la pandemia hasta el 10 de marzo, pese a que ya se había extendido muy significativamente a países europeos. Italia ya estaba colapsada. España estaba en plena expansión viral, y el Covid–19 se estaba asentando con fuerza en Francia, Alemania y Reino Unido. Asia llevaba más de un mes infectada y comenzaba a detectarse en el continente americano. Nadie entendió, por eso, esta tardanza de la OMS, salvo que la misma tuviera que ver no con la guerra contra el virus sino con la guerra de la propaganda, en la que los comunistas son unos peligrosos expertos.

Taiwan no esperó a la OMS y detuvo el virus a tiempo.

China ocultó al mundo los inicios del brote y ha falseado las cifras de infectados y de muertos, pero ha ganado la batalla de la propaganda porque la OMS, es decir, su Presidente, ha elogiado ante el mundo su transparencia y eficacia.

La puesta al servicio de China de la OMS ha posibilitado infinidad de muertes e infecciones en el resto del mundo, y ya se ha convertido en una de las razones de la brutal crisis económica que se acaba de desatar.

¿Podemos pedir la dimisión de este señor?

© Rebelión en la granja

Fuente elmanifiesto.com

lunes, 13 de abril de 2020

Documental | Chavismo: La Peste del siglo XXI (HD)

lunes, abril 13, 2020 0
Documental | Chavismo: La Peste del siglo XXI (HD)

El comandante Hugo Chávez se erigió a sí mismo como un caudillo redentor que acabaría con las mafias del pasado y refundaría a Venezuela. Una vez que llegó al poder, gradualmente se fue convirtiendo en un déspota que persiguió y encarceló a la oposición política, enconó a la sociedad, expropió empresas y llevó a uno de los países más ricos del mundo a la ruina. El propósito del documental «Chavismo: la peste del siglo XXI» es desenmascarar una de las mentiras políticas más devastadoras y dañinas de la historia de América Latina. El documental “Chavismo: La peste del siglo XXI” no persigue fines de lucro, fue patrocinado por la fundación Humano y Libre y sólo busca crear conciencia sobre el terrible drama que ha sufrido Venezuela en el período regido por el régimen chavista.


jueves, 9 de abril de 2020

Notable intervención de Santiago Abascal en el congreso de los diputados en España

jueves, abril 09, 2020 0
Notable intervención de Santiago Abascal en el congreso de los diputados en España

Notable intervención de Santiago Abascal en el congreso de los diputados en España diciéndole al gobierno socialista-comunista todo aquello que no quiere escuchar. España se ha convertido en el peor país del mundo manejando la crisis.